Psicología Clínica

Qué puedo hacer con mi vida. (Parte 2)

Por septiembre 10, 2018 Sin comentarios
Qué puedo hacer con mi vida

Como lo prometido es deuda, hoy os vamos a contar cómo salir del “qué puedo hacer con mi vida”. ¿Estás preparado?

Pues bien, os voy a exponer una serie de acciones y actitudes que debes seguir. No es algo que enumeres y ya, sino que desde la consulta hemos visto que funciona a lo largo de muchos años de experiencia.

Acciones para olvidarse del: qué puedo hacer con mi vida.

– Tener fé

¿CÓMO? Sí sí lo que oyes… No la fé religiosa, que también la puedes tener. Sino la convvicción de que puedes conseguir lo que te propongas.

Que vas a cambiar tu vida porque quieres y porque puedes. ¡Esa es la actitud!

– Autoestima a tope.

Confía en ti mismo. Personas en tus mismas condiciones o peores lo han conseguido ¿por qué no lo ibas a conseguir tú?

– Aprende continuamente.

Deja atrás lo que no te aporte nada, apaga la tele y la radio y aprende algo que te aporte valor, en el ámbito profesional, personal o social. Aprende un idioma, informática, haz yoga, sal a correr. Lee libros que te apasionen.

Cambia tus creencias, piensa en algo que creas fervientemente y haz lo contrario, verás que no pasa nada, que muchas creencias lo único que hacen es limitarnos.

Come, bien , haz deporte, cuida tu aspecto. ¡Cuídate!

Agradece lo que tienes, agaradece lo que te dan, agradece a tus seres queridos. Aprende de los demás poniéndote en su lugar y sé agradecido. Ser agradecido no quiere decir conformarse sino ser más consciente de lo que tienes y avanzar en ello o cambiar a otra cosa si relamente no te llena.

Mejora tu educación: cultural, emocional, espiritual, financiera…Si no tienes las capacidades para gestionarlas, apréndelas. Lee, haz cursos, vete a un psicólogo, asesórate.

– Pasa a la acción, explora, prueba ¡haz!

Si te gusta algo infórmate, muévete por dónde se hace y ¡hazlo!

Para saber qué hacer con tu vida algo fundametal es experimentar. No te queda otra que levantar el culo del sofá y hacerlo.

La mejor manera de ver si te gusta algo es que pruebes a hacerlo, porque igual tienes una idea idealizada y en realidad no es lo que pensabas. No vivas soñando prueba y deshecha y si descubres que te gusta ¡lánzate a por todas!

Relaciónate con gente que hace lo que te gusta.

Viaja y conoce lugares donde se hace lo que te apasiona y gente que te cuente sus experiencias.

– Define tu vida con pelos y señales.

Para dejar de sentir el “qué puedo hacer con mi vida” esta parte es muy muy importante.

Coge papel y boli y escribe cómo te gustaría que fuera tu vida exactamente, dónde te gustaría vivir, cómo sería tu casa, dónde trabajarías… Así sabrás hacia dónde tienes que ir. ¿Cuál es “tu vida ideal”? Aunque te parezcan cosas imposibles ¡da igual! Escríbelas.

Tu casa, tus mascotas, tus amigos, tu pareja, a qué hora te levantas, qué comes, horarios que harías, trabajo, cómo vistes, música, qué deporte harías, dónde viajarías, las vacaciones.

Escribe todo lo que quieras lo más detallado posible con la idea en tu cabeza que lo harías sin miedo porque en un papel no existe el fracaso. ¡Piensa en grande, sin miedo!

Después de este ejercicio ya no podrás decir: qué puedo hacer con mi vida. Lo sabes con mucho detalle.

– Conoce tu talento.

Piensa en las cosas que más te gusta hacer o pregunta a los demás qué cren ellos que se te da bien. Las respuestas de los demás te sorprenderán. Cuando digas “pues igual se me da bien esto” lo que tienes que hacer es practicarlo. Después de un tiempo d epracticar sabrás si es o no es algo que te guste. Pero para saber si te gusta de verdad tienes que hacerlo.

Al fin sabré qué puedo hacer con mi vida.

Al fin sabré qué puedo hacer con mi vida.

Cómo sé si avanzo hacia otro lado del “qué puedo hacer con mi vida”.

Pues bien, ahora ya has definido cómo sería “tu vida ideal” por lo que ya sabes hacia dónde quieres ir.

Si has practicado lo del talento ya tendrás una idea de lo que te gusta hacer.

Como ves no es algo que te levantes de la cama y ¡zas! ya sabes qué hacer… No, es algo que lleva tiempo interiorizar y meditar pero que si lo haces, lo sabrás.

Pues es la hora de pasar a la acción, haz cursos orientados hacia tu talento, habla con personas que trabajen en eso, mejora tus capacidades y habilidades no sólo hacia tu talento sino sociales y personales.

Aprende a meditar, tus ideas saldrán con mayor fluidez y claridad. Y sobretodo ¡vive tu vida! No tengas miedo a vivirla porque si no vivirás la de otro. Lee nuestro artículo, Meditar como autoterapia y la manera más sencilla de hacerlo en casa, te puede ser muy útil.

Meditar como autoterapia y la manera más sencilla de hacerlo en casa.

En el futuro de lo único que te arrepentirás es de lo que no has hecho y jamás se arrepiente uno de los errores que cometió porque por lo menos fueron intentos y de ellos siempre se aprende. ¿Quieres 5 buenas razones para ir al psicólogo en León? Pues aquí las tienes:

5 buenas razones para ir al psicólogo.

Si quieres que te ayudemos en este proceso PIDE CITA AQUÍ.

 

Contacto

Si te ha gustado nuestro artículo, síguenos en las Redes Sociales: FACEBOOK e INSTAGRAM.

Comentar

dieciseis − 9 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies