Psicología Clínica

No me cansaré de repetirlo ¡quiérete!

Por febrero 11, 2019 Sin comentarios
no me cansaré de repetirlo ¡quiérete!

Pues sí, lo repetiré una y mil veces… y no me cansaré de repetirlo ¡Quiérete!

¿Quién te conoce mejor que tú? ¿A que sabes lo que necesitas? ¿Qué te preocupa en cada momento?

Pues eso ¡quiérete!

Y si sabes todo eso, y eres la persona que más tiempo convive contigo misma ¿por qué no te tratas como te mereces? ¿Qué te bloquea para pedir lo que necesitas? ¿No te atreves? ¿Por qué? ¿De qué tienes miedo, de ser más feliz?

Y no me cansaré de repetirlo ¡quiérete!
Y no me cansaré de repetirlo ¡quiérete!

No me cansaré de repetirlo ¡quiérete! pero ¿cómo conseguirlo?

Existen dos puntos clave para conseguir querernos a nosotros mismos como nos merecemos. Y son los siguientes:

LA AUTOESTIMA.

La autoestima es la percepción que tenemos de nosotros mismo y el valor que le damos a varios aspectos: apariencia, carácter, intelecto…

La autoestima no la podemos basar en lo que nos diga la gente de nosotros, sino que hay que evaluarnos nosotros mismos con objetividad y ser realista.

La gran mayoría de las veces tenemos una percepción distorsionada y por lo general hacia una valoración negativa que no se ajusta a la realidad.

Para ello es muy importante educar esa percepción por medio de ejercicios como las afirmaciones positivas, la celebración de los pequeños éxitos, mirarnos habitualamente al espejo y reconciliarnos con la imagen que nos devuelve.

Otro punto clave es:

EL ENFOQUE

Cuando nos sucede algo en el día a día que nos provoca un sentimiento malo, de angustia, de tristeza, incluso de rabia o ira. Tenemos que decir ¡stop! Y verlo desde otro punto de vista.

Por ejemplo: viene alguien a primera hora de la mañana a gritarnos, por algo que independientemente de que hayamos hecho o no, no debería tratarnos de esa manera. No te lo guardes y te cabrees contigo misma ¿pregúntale qué ha pasado en realidad? Y dile que si es necesario gritar, si es tan importante como para ponerse así.

Seguramente nos diga que lo siente y que es por algo que le ha pasado. Y si no razona y sigue con esa actitud, dile que no lo vas a consentir y que vas a poner una queja donde haga falta. Es un ejemplo.

A veces cargamos con responsabilidades o actitudes que no tenemos que consentir y eso nos pasa factura en forma de ansiedad y estrés.

No alimentes la ira de otrs personas con la tuya, cuando veas una actitud tóxica que lo único que puede hacer es perjudicarte, cambia tu enfoque y piensa:

Pobre, seguro que lo hace porque se encuentra mal… Y lo que tienes que hacer es sonreir e intentar comprender y ser amable. Nunca vayas a su terreno, llévatelo al tuyo.

¿Te parece difícil conseguir estos cambios? Nosotros te podemos ayudar, llámanos al Teléfono: 667 015 527 o contacta con nosotros desde nuestro FORMULARIO DE CONTACTO.

Si te interesan nuestros artículos síguenos en las Redes Sociales FACEBOOK e INSTAGRAM.

La autoestima es todo un mundo, si quieres saber más lee el artículo de la Wikipedia.

Comentar

uno × cuatro =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LLAMAR AHORA