Psicología Clínica

La importancia de la alimentación para la salud mental.

Por mayo 14, 2019 Sin comentarios
La importancia de la alimentación para la salud mental.

Pensamos que el cuerpo es el que más desgaste energético tiene, y no pensamos que la mente también necesita mucha energía para funcionar bien, y de ahí, la importancia de la alimentación para la salud mental.

Para que el cerebro realice las funciones que tiene que hacer al cabo del día, tenemos que proporcionarle alimentos que ayuden a la formación de neurotransmisores y para la salud y equilibrio de las neuronas.

Si no recibe la energía adecuada, la mente no funcionará bien, ocasionando no solo falta de concentración y atención, sino también desequilibrios emocinales, como ansiedad y depresión.

Qué necesita nuestra mente para su correcto funcionamiento.

Como bien sabemos el cerebro está compuesto por neuronas. La correcta comunicación entre ellas es lo que hace que funcione adecuadamente. Esta comunicación se realiza gracias a los neurotransmisores que están formados por nutrientes, sobre todo aminoácidos. Algunos los produce nuestro organismo, pero otros, sólo se pueden obtener de la alimentación.

El cerebro es un órgano grande y con un consumo metabólico y de glucosa muy elevado, por lo que le afectan todos los nutrientes que ingerimos y también los tiempos en que no ingerimos nada o muy poco.

La estructura de la membrana de las células está protegida y en correcto funcionamiento gracias a los ácidos grasos esenciales omega 3, que mejoran la secreción de serotonina, un neurotransmisor muy importante para el bienestar y equilibrio de nuestra mente.

El cerebro consume mucho oxígeno ya que la membrana neuronal es muy susceptible a la oxidación debido a su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados. Su carencia provoca daño vascular y afecta a los neurotransmisores y su correcto funcionamiento.

La importancia de la alimentación para la salud mental y su buen funcionamiento.
La importancia de la alimentación para la salud mental y su buen funcionamiento.

Alimentos que mantienen la mente activa, sana y equilibrada.

Los esenciales.

Aminoácidos: El triptófano es esencial para fabricar el neurotransmisor serotonina. Si no producimos suficiente serotonina conlleva a estados de depresión, ansiedad y estrés. Se encuentra en alimentos ricos en proteína: requesón, leche, carne, pescado, huevos, legumbres, plátanos, nueces, anacardos y dátiles.

La fenilalanina es otro aminoácido que actúa como neurotransmisor, se transforma en norepinefrina y dopamina, que favorece la vitalidad y mejora la actividad mental y la memoria. Se encuentra en: la soja y derivados, requesón, leche en polvo, almendras, cacahuetes y semillas.

Hidratos de carbono o azúcares: es lo que utiliza el cerebro para funcionar, los aminoácidos son absorvidos por el cerebro mediante la glucosa. El azúcar en sangre produce insulina, y la insulina hace que las neuronas reciban los aminoácidos. El azúcar en sangre debe ser estable, sin subidas ni bajadas bruscas porque si tenemos ansiedad o depresión y para animarnos tomamos azúcar que suben rápido al torrente sanguíneo, se produce un efecto yoyo, sube rápido pero también baja rápido, alternando episodios de ansiedad con debilidad y no es bueno ni para nuestra salud física ni para nuestra salud mental. Los hidratos de carbono que proporcionan una estabilidad de azúcar en sangre proceden de: cereales enteros o integrales y lo que se haga con ellos, frutas, verduras.

Ácidos grasos Omega 3: pescados, germen de trigo, nueces y semillas (sésamo, lino,…).

Los beneficiosos.

Vitamina B: vegetales de hoja verde, semillas, frutos secos, plátano, legumbres, yema de huevo, hígado, pescado, levadura de cerveza o nutricional, lecitina de soja, germen de trigo.

Antioxidantes: Vitamina C, necesaria para la absorción del hierro: cítricos, pimientos, kiwis,papaya, tomates, perejil. Vitamina E, presente en las grasa vegetales: aceites de semillas, semillas, frutos secos crudos, aguacate.

Magnesio: Controla los nervios y el estrés. Está en chocolate negro, cacao puro, avena, cereales integrales, marisco, nueces, higos secos y frutos secos en general.

Zinc: Modula la conexión entre neurotransmisores y actúa como neurotransmisor. Carne, legumbre y leche.

Hierro: Origina anemia y falta de vitalidad. Legumbres, carne, mejillones, semillas y frutos secos.

Calcio: Equlibra el ánimo. Lácteos, bebidas vegetales enriquecidas, almendras, semillas o higos.

Uridina: Hace más fácil las nuevas conexiones neuronales. Tomates, remolacha y brócoli.

Endorfinas: Aunque no se obtienen de los alimentos, me parece importante reseñarlo ya que las endorfinas al igual que la serotonina y dopamina generan sensación de felicidad y bienestar. También actúa como analgésico y te ayuda a conciliar el sueño. Se liberan haciendo deporte y actividades que nos produzcan placer.

Conclusión.

Muchos estados emocionales depresivos y de ansiedad se agravan por la mala alimentación e incluso en algunas ocasiones comienzan por una continuada falta de nutrientes. dietas pobres e hipocalóricas o dietas en las que se consumen muchos alimentos procesados y con muchos azúcares conllevan a problemas mentales graves.

La comida es la energía que mueve el cuerpo y la mete, no lo olvides. Si quieres tener una mete sana, come bien.

En Psicosan te ofrecemos una terapia orientada a los problemas con la mala alimentación y derivados de ella. Para contactar con nosotros, llámanos al Teléfono: 667 015 527 o escríbenos desde nuestro FORMULARIO DE CONTACTO.

Sigue nuestros artículos en las Redes Sociales FACEBOOK e INSTAGRAM

Basado en un artículo de Dietistas Nutricionistas.

Comentar

once − ocho =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LLAMAR AHORA